Decomisos

El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales – MARENA,  a través de la oficina CITES, cumpliendo con sus funciones como ente rector de  la gestión ambiental en nuestro país, ha venido creando una serie de instrumentos tanto normativos como de gestión, para regular y controlar el comercio de fauna silvestre así como facilitar que los usuarios de este valioso recurso además de registrarse en esta institución, como parte del proceso de control y seguimiento del comercio, realicen un buen manejo de las especies criadas en cautividad. Asimismo como parte de su estrategia esta oficina ha identificado todas aquellas instituciones que pueden apoyar de acuerdo a sus funciones y características, el control de todas aquellas actividades que tienen que ver con el uso y el manejo de la fauna silvestre, realizando convenios de colaboración entre las cuales se destacan el Ejercito de Nicaragua y la Policía Nacional.

Actualmente se cuenta con un sistema de normativas, licencias y vedas, además de una estrategia de control del comercio interno de fauna silvestre y plan de acción para el control del comercio de productos, subproductos  de especies de fauna silvestre.

Sin embargo, a pesar de que el MARENA ha venido creando una serie de instrumentos de gestión, normativas, formatos de registro y control, etc. para una mejor gestión del comercio de fauna silvestre, siempre existen sectores de la población que insisten en realizar actividades ilícitas al margen del marco legal establecido por esta institución, razón por la cual el MARENA organiza con la coordinación de otras instituciones tales como la Policía Nacional (DIE), Procuraduría Ambiental, Fiscalía Ambiental, entre otras, la realización de operativos de control del comercio ilegal de fauna silvestre que tienen como finalidad la retención y el decomiso de especies, productos y subproductos comercializados ilegalmente principalmente en lugares públicos del país.

Entre las principales especies presionadas por el comercio ilegal se encuentran  principalmente el tigrillo, el mono araña, el mono cara blanca, el venado, las 14 especies de psitácidos que habitan tanto en bosques secos como en bosques húmedos tropicales y nebliselvas, de las cuales  11 de estas especies se encuentran bajo las regulaciones de CITES,  dos especies se encuentran en veda indefinida y apéndice I de CITES (Ara ambigua y Ara macao) y el periquito de altura bolborhynchus lineola en veda indefinida en las vedas nacionales.

De estas, las especies más cotizadas por la demanda del comercio ilegal a nivel nacional e internacional son la lora nuca amarilla (amazona auropalliata), lora frente roja (amazona autumnalis), lora frente blanca (amazona albifrons), lora corona azul (amazona farinosa) y el pionus senilis.

Los reptiles y anfibios también no se escapan de la creciente demanda comercial de fauna silvestre y de estos son las tortugas marinas y los cocodrílidos los más cotizados tanto por su piel y carne.

ENLACES DESTACADOS