Familias de la comunidad El Olingo, en el municipio de Murra, ya gozan del consumo de agua de calidad y saneamiento digno, gracias al Gobierno del Presidente Daniel

305 protagonistas, pertenecientes a 59 familias de la comunidad El Olingo, del municipio de Murra, en el departamento de Nueva Segovia, cuentan con el servicio de agua de calidad y saneamiento digno, gracias a un proyecto que ejecutó el Buen Gobierno Sandinista, en el que se invirtieron 5.1 millones de córdobas.

En este proyecto se construyó un Mini Acueducto por Gravedad (MAG) que hoy garantiza cobertura de agua potable a las viviendas, a través de 27 conexiones domiciliares y 3 puestos públicos. En el componente saneamiento, se construyeron 61 letrinas semielevadas y 59 lavanderos tradicionales.

Este proyecto es parte del Programa de Adaptación al Cambio Climático en el Sector de Abastecimiento de Agua Potable y Saneamiento (PACCAS), financiado por el Banco Mundial y ejecutado por el Gobierno de Nicaragua, a través del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE) y en coordinación con el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA), la Autoridad Nacional del Agua (ANA), las alcaldías y la comunidad.

“El Olingo ya tiene agua de calidad que garantiza la salubridad de las familias y esta comunidad tiene un plus porque este es un proyecto piloto en Centroamérica dentro del programa de Adaptación al Cambio Climático, el cual se tomará como referencia en otros proyectos que impulse el FISE. Se reforestó un área de 1.4 hectáreas con plantas frutales y forestales con el objetivo de brindar protección a la fuente de agua, permitiendo que este diseño cumpla con la vida útil de unos 20 años”, explicó el compañero Aarón García, Asesor Técnico Territorial del FISE.

Edín López Sierra, presidente del CAPS El Olingo, manifestó: “Nos sentimos más que contentos, antes era solo un sueño, hoy se ha hecho una realidad, nos sentimos agradecidos por el apoyo que nos ha dado el FISE, ahora toda la comunidad se siente alegre, porque tienen en su propio terreno agua propia y letrina propia”.

Así mismo, la protagonista Miriam Lagos señaló: “Al inicio pensábamos que era una mentira, pero surgieron bien las cosas y todo salió bien, ya hay más aseo porque las heces que se tiraban al aire contaminaban y ahora los desechos van a otra parte. Nos han explicado que hay que reforestar las fuentes hídricas, no despalar, no contaminar ni hacer ninguna actividad en las áreas protegidas de las fuentes, porque si no le damos mantenimiento, con el tiempo tendremos dificultades”.